Noticias

Mantra para reforzar tu propósito: EGADE del ITESM

Hace escasos unos meses terminé mi relación como director de la famosa Escuela de Negocios del TEC de Monterrey (EGADE BS–EGADE que nació de “la Escuela de Graduados de Empresa), y sin duda disfruté…

Hace escasos unos meses terminé mi relación como director de la famosa Escuela de Negocios del TEC de Monterrey (EGADE BS–EGADE que nació de “la Escuela de Graduados de Empresa”), y sin duda disfruté mucho la inacabada e inacabable tarea de engrandecer una escuela que hoy día es la más prestigiosa de Latinoamérica en su ámbito, según el ranking de QS (Quacquarelli Symonds).

Hay, como digo, un sinfín de temas que dejé pendientes, pero uno que me pareció más significativo, y fue recobrar el nombre del edificio donde se ubica EGADE, el cual también es conocido como el edificio FEMSA, ya que fue una obra donada por esta empresa a la escuela, y desarrollada por el arquitecto Legorreta, convirtiéndolo en un lugar muy evocador y especial, pues quien conoce el edificio y recuerda las escaleras que se cruzan en el aire, reconoce que este espacio ha sido ideal para el esparcimiento de las ideas, y para los temas de disrupción e innovación.

Dichas escaleras representan un 65/70% de los espacios construidos del edificio, el cual ha sufrido los embates de las necesidades de espacio para nuevos salones y lugares en el Campus Santa Fe del TEC de Monterrey (ITESM), necesario también para darle cabida a tantos estudiantes que a todos niveles solicitan su entrada a la escuela.

Fotografía: legorretalegorreta.com.

Para mí era importante que, no obstante la vinculación indisoluble con el ITESM, el EGADE tuviera un sentido de propósito propio, que explicara su razón de ser, y que soportara al igual que la Escuela de Gobierno, la necesidad de tener una Escuela de Negocios con sus respectivos posgrados y programas de Educación Ejecutiva de manera separada de sus escuelas origen de pre-grado. Consideraba explicar en un lema, una razón clara y potente de existir, alineada a la del TEC, pero que expresara su sentido y dirección propios.

Muchas escuelas, universidades, agrupaciones, y entidades de diversa índole, adoptan un “mantra” o lema para mencionar en una corta oración, las creencias o ideales que las guían; también puede ser algo utilizado por grupos familiares o en casos individuales y es algo definido que los guía y mantiene en el rumbo deseado ante momentos difíciles y de incertidumbre.

Fotografía: legorretalegorreta.com.
Fotografía: legorretalegorreta.com.

Es así que haciendo un recuento de algunos vocablos famosos nos encontramos con el siguiente: “Ora et labora”, que es el que acuñaron los benedictinos, la orden religiosa más antigua del catolicismo occidental.

A mí, en particular, me inspiran los que son escritos en latín, ya que son cortos y generalmente fáciles de entender, aunque reconozco que cuando llegué a mencionar algo en esta lengua a mis alumnos y colegas dentro del salón de clase, fui visto como una reliquia balbuceante de un pasado que mis alumnos ya no sabían distinguir, pero que tampoco tenían mucho interés en entender. Por lo que estos vocablos “guía” pueden ser en cualquier idioma o sentido que sea “fácilmente entendible”.

De las universidades que ahora recuerdo, destacan el de la UNAM, “Por mi raza hablará el espíritu” –que es legado de José Vasconcelos, y que está en español, pero al mismo tiempo tiene la dimensión mágica de ser un poco largo–; la Ibero, “La verdad nos hará libres”; El Politécnico Nacional, “La técnica al servicio de la patria”; La Salle, “Indivisa manem” (“Lo que está unido permanece”) y la Universidad Anáhuac, “Vince en Bono Malum” (“Vence el mal con el bien”); el ITAM, “Por un México más libre, más justo y más próspero”; y el del TEC, “Espíritu emprendedor con sentido humano”, los cuales contrastan con los de las Universidades de Harvard –un simple “Veritas”–, Yale, “Lux et veritas” (“Luz y verdad”) y el MIT, “Mens et manus” (“Mente y manos”) que son cortos y poderosos, o el de Stanford –que está en alemán– “Die Luft der Freiheit weht” (“Sopla el viento de la libertad”).

Hay varios estados de la República mexicana y del extranjero que tienen uno. Lo mismo algunas asociaciones. Los lemas oficiales de los rotarios, “Dar de sí antes de pensar en sí” y “Se beneficia más quien mejor sirve”, se remontan a los primeros días de la organización y reflejan plenamente el espíritu rotario. O el “Semper fidelis” que utilizan los Marinos de Estados Unidos es claro y contundente. Lo mismo el de los Navy Seals, “The only easy day was yesterday” (“El único día fácil fue el día de ayer”), que refleja el esfuerzo y sacrificio que estos grupos dedican al servicio de la patria. Por cierto, el del Ejército mexicano es muy similar al de los marinos americanos (“Siempre leales”) pero hay otros de fuerzas armadas que me parecen más aspiracionales como el de la Fuerza Aérea Británica, “Who dares wins” (“Quien se atreve, gana”) o el de los jesuitas, que son una orden religiosa pero con raíces militares por su fundador, San Ignacio de Loyola “Ad maiorem Dei Gloriam” (“Por la mayor gloria de Dios”).

Fotografía: EGADE Business School – Tecnológico de Monterrey.

Hay algunos países inclusive, que tienen lemas muy conocidos –como el “In God we Trust” (“En Dios confiamos”)–; en México, quizá no muchos conozcan los que se dieron para el primer imperio (“Religión, Independencia, Unión”) y luego, para el segundo imperio (“Equidad en la justicia”), o el de “La Patria es Primero”, que no necesariamente cumplen el objetivo de que los conozca toda su población y lo repita constantemente, es decir, que lo hagan suyo, y posteriormente, se conviertan en realidad. Y curiosamente, si bien no es tan popular el de México a nivel país, hay lemas estatales que son muy conocidos, y para mí, los más bellos, son los que están en latín:

  1. Aguascalientes: “Bona Terra, Bona Gens, Aqua Clara, Clara Coelum” (“Buena tierra, Buena gente, Agua clara, Claro cielo”).
  2. Zacatecas: “Lavor vincit omnia” (“El trabajo todo lo vence”).
  3. Nuevo León: “Semper asendens” (“Siempre ascendiente”).

Por último, en el plano familiar está el muy famoso de la familia Churchill que, además, lo escogió en español: “Fiel pero desdichado”.

Los que hemos tenido momentos difíciles, recordamos algún lema o divisa que nos llamó la atención poderosamente. En particular, a mí me gusta el “Amat Victoria Curam”, El éxito es de los esforzados, de quienes dan el 120%, de los que con independencia de lo que reciban a cambio, dan todo su esfuerzo y se entregan sin condición, y va muy de la mano con la frase de mis hijos: “Often crazy, seldom lazy”,”The harder you work, the luckier you get”.

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Me encanta
0
No estoy seguro
0

Quizá te pueda interesar

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en:Noticias